Báscula de pesaje industrial: cómo funciona

 

 

La báscula de pesaje industrial es una máquina más que encontramos en diferentes tipos de actividades. El pesaje es una fase más de muchos procesos. Se pesan las materias primas al inicio del proceso de producción para dosificar las cantidades que tienen que pasar a la segunda fase o para saber cuánto tenemos que pagar a nuestros proveedores. Se pesan en pleno proceso de producción para controlar los envasados o para calcular los ingredientes que tenemos que añadir.

De alguna u otra forma, el pesaje industrial está presente en casi cualquier proceso de transformación industrial.

En el caso de la agroindustria, la báscula es una maquinaria de industria alimentaria tan importante como las demás.

¿Qué es una báscula de pesaje industrial?

Una báscula de pesaje industrial es un instrumento especial de medida de grandes cantidades de peso. Las básculas industriales pueden tener distintos formatos y tamaños, y mayor o menor capacidad de medida. Todas ellas tienen en común, y es que se emplean en ámbitos profesionales: fábricas, talleres, industrias o comercios. Aunque la utilidad es la misma que las básculas que tenemos en casa (pesar algo), las básculas industriales están construidas de forma más robusta y tiene sistemas de medición más precisos que las básculas domésticas cuando se trata de calcular grandes masas.

Las básculas industriales pueden ir acompañadas de otras funciones propias del centro productivo en el que se encuentren. Así, nos encontramos con básculas industriales que cuentan con impresora de etiquetas, tiques, dosificación o clasificación de productos.

Tipos de báscula

Nos encontramos con diferentes tipos de básculas según las industrias y las necesidades específicas de cada centro de producción, incluso hay básculas industriales hechas a medida. También encontramos diferentes básculas con funcionalidades añadidas diferentes para cubrir las necesidades de cada industria.

Las básculas industriales se pueden clasificar de diferentes modos:

  • Según lo que vayan a pesar: hay básculas específicas para pesar camiones o para pesar palets. En el caso de la agroindustria, tenemos básculas especiales con tolvas para depositar los alimentos y que se pueden colocar al final de una cinta transportadora o sinfín.
  • Según el punto de instalación: la ubicación también determinará el formato de la báscula. Hay plataformas de pesaje que son lisas porque sirven para que suban sobre ellas objetos pesados, como palets. También hay básculas que están diseñadas para colocar en sobremesas, como las que encontramos en comercios, o encastradas en las cintas de la línea de caja. Estas básculas están diseñadas para pesar pequeñas cantidades a la altura de las manos. Las básculas también pueden estar encastradas en el suelo, con la superficie de pesaje a ras de suelo, para facilitar la colocación de camiones o palets.

Las básculas industriales pueden estar construidas con diferentes tipos de materiales en función del peso que tengan que soportar o de los materiales que tengan que pesar. Así, por ejemplo, cuando tenemos que pesar grandes masas, nos encontramos con planchas robustas de acero capaces de soportar esos pesos. Si lo que estamos pesando son alimentos, nos encontramos con materiales como el aluminio o acabados plásticos especiales para no contaminar las materias primas.

Báscula-de-pesaje-industrial--cómo-funciona

Cómo funcionan las básculas

Según su funcionamiento, nos encontramos con tres tipos de básculas diferentes: mecánicas, electrónicas y electromecánicas, también conocidas como híbridas.

Las básculas mecánicas son las más antiguas. La medición del peso se hace con un contrapeso, con muelles elásticos o con un sistema de palanca.

Las básculas de contrapeso utilizan un peso similar al que queremos pesar para, haciendo un efecto de palanca, equilibrar ambas cantidades obteniendo el resultado. Cuando ambos pesos se nivelan, se produce un desplazamiento de una aguja que indica la medida.

En los sistemas de muelle elástico se consigue una medición más sencilla y exacta. Actualmente, son más utilizadas que las básculas de contrapeso. Cuando colocamos una determinada mesa sobre la plancha de la báscula, se produce una deformación de un muelle gradual que va indicando el resultado.

Las básculas electrónicas son las más utilizadas actualmente. El peso se calcula con un equipo electrónico que refleja la medición en una pantalla. Las básculas electrónicas disponen de unas células de carga a las que se adhiere una pieza metálica que se deforma con el peso. A medida que esa pieza metálica se va contrayendo, la resistencia eléctrica aumenta y se reduce la tensión en el circuito. Esa reducción de la tensión se puede extrapolar al peso que está soportando la pieza metálica.

Las básculas electromecánicas son básculas que combinan las ventajas de las básculas mecánicas y las electrónicas. El fundamento del pesaje es el mismo que en las básculas mecánicas tradicionales, empleando un sistema de contrapesos o muelles, que da una medición muy precisa. La diferencia con estas es que el resultado se ofrece en una pantalla electrónica, lo que facilita su interpretación y consulta.

básculas-pesaje-industrial

Calibración de las básculas industriales

Las básculas industriales necesitan ser calibradas para ofrecer datos fiables y uniformes a lo largo del tiempo. Tanto las básculas electrónicas como las mecánicas están sometidas a un proceso de desgaste y fatiga de sus componentes que se va acusando con el paso del tiempo y con el uso. Solo tenemos que pensar en una tolva pesada de un molino de cereales o de aceite, que tiene que pesar miles de toneladas a lo largo del año.

Los muelles, contrapesos o dispositivos electrónicos se deforman y no ofrecen un paso real cuando se desajustan. Para evitar esto, necesitamos someter a las básculas a una calibración, que no es más que un ensayo que se hace para verificar que el equipo está pesando correctamente. En algunos casos, esta calibración es voluntaria, pero en otras es obligatorio porque así lo establece una normativa. En estos, será la propia autoridad o una agencia certificadora la que se encargue de calibrar y certificar el correcto funcionamiento de la báscula.

La báscula de pesaje industrial es un elemento sensible y básico para muchas industrias. Tenemos que adquirir equipos robustos y fiables que sean eficaces en nuestro proceso productivo. Es importante contar con un fiable servicio de asesoramiento técnico y con una buena atención en la posventa.

 

 

Otras Noticias