Funcionamiento de una despalilladora

como funciona una despalilladora

    La despalilladora es una máquina que está presente en diferentes agroindustrias en las que es necesario someter a un proceso de limpieza el fruto recién traído del campo. Aunque en este artículo nos centraremos en el funcionamiento de una despalilladora de aceituna, es muy parecido a las que se utilizan en la limpieza de otros alimentos, como la almendra.

    En el proceso de transformación agroindustrial, el fruto pasa por diferentes fases dentro de la fábrica. En las primeras fases, siempre nos encontramos con un tratamiento de limpieza y lavado, destinado a quitar todos los residuos que no deben formar parte del proceso, y que pueden arruinar el sabor del producto final. Los equipos de limpieza son un tipo de maquinaria industrial alimentaria básica en cualquier sector.

    En la limpieza, lo que se pretende es eliminar los restos del proceso de recolección que llegan sin que queramos a la planta transformadora. El proceso de lavado incluye el agua y sirve para eliminar otros residuos que no se han podido quitar con el despalillado, como sería el caso de los pesticidas o polvo y barro adherido que no se ha terminado de desprender en la primera fase de limpieza.

    ¿Qué es una despalilladora?

    La despalilladora de aceituna es una máquina que se coloca a la entrada de la planta y que sirve para limpiar la aceituna de los residuos que la acompañan desde el campo, como ramitas de olivo y hojas. Su funcionamiento es muy sencillo: un motor eléctrico hace girar unos rodillos que van arrastrando la aceituna sobre la superficie de la despalilladora.

    Los rodillos están recubiertos de una goma blanda para no dañar el producto. Entre los rodillos hay una separación que se puede aumentar o reducir según nos interese, que se llama paso variable. En este movimiento, la aceituna cae por gravedad a unas bandejas que están situadas en la parte inferior, mientras que las ramas y hojas, que pesan menos, son expulsadas hacia fuera con el movimiento vibratorio que producen los rodillos, cayendo en un receptáculo diferente al de las aceitunas.

    Los rodillos ejercen un doble movimiento que hace que los palos deslicen rectos evitando así que caigan junto a la aceituna: recoge el fruto que se deposita al principio de despalilladora y lo arrastra a lo largo de ella hasta que va cayendo a la rejilla inferior.

    Elementos que componen la despalilladora de aceitunas

    Para entender el funcionamiento de una despalilladora tendremos que saber acerca de los elementos que la componen:

    1. Tramo de rodillos grises que hace que cuando el producto caiga en  la despalilladora, direccione los palos para que circulen rectos por la máquina.
    2. Sistemas de rodillos. Son el elemento central. Tienen forma helicoidal y se encargan de hacer mover la aceituna para que se desprenda de los restos. Están fabricados en un material especial resistente a la abrasión de los palos y productos que pasan por la despalilladora. 
    3. Tolvín inferior. Aquí cae el fruto tras ser arrastrado por los rodillos. Están construidos en acero inoxidable  o acero al carbono dependiendo del producto que se trabaje. 
    4. Motor eléctrico. Colocado en el lateral de la despalilladora, sirve para mover los rodillos. Está dotado de un sistema de marcha y paro, así como de un botón de paro de emergencia. El motor eléctrico tendrá la potencia adaptada al tamaño de los rodillos y la cantidad de aceitunas que tiene que desplazar. Las despalilladoras pueden tener diferentes tamaños, dependiendo de la producción de la fábrica y del lugar donde se instalen. La potencia del motor tiene que estar calculada según la capacidad de la despalilladora.

    Modos de instalación de la despalilladora

    La despalilladora suele ir colocada después de la limpieza y el lavado, ya que, como hemos dicho, el proceso de limpieza y lavado es lo primero que se hace tras recepcionar el fruto. En el arranque de la despalilladora irá colocada la cinta transportadora o la tolva donde se deposita la aceituna. En su salida, encontraremos otra tolva donde caen los residuos.

    La despalilladora se puede fabricar en cualquier tamaño para adaptarse al espacio donde va ubicada.

    Medidas de seguridad en el manejo de una despalilladora de aceituna

    La despalilladora no tiene un funcionamiento especialmente complejo ni necesita de grandes medidas de seguridad. Durante su manipulación, se deben usar guantes de protección mecánica para posibles atrapamientos. No se puede manipular el fruto que está en la bandeja cuando los rodillos están en funcionamiento. También se pueden usar gafas de protección para evitar el contacto con ramas o residuos.

    El accionamiento de la despalilladora se debe realizar por operarios cualificados que conozcan su funcionamiento.

    La manipulación del motor eléctrico así como su mantenimiento solo lo debe realizar el personal cualificado. No se pueden desconectar cables ni quitar la carcasa protectora para evitar contactos eléctricos. Antes de manipularlo, es necesario desenchufarlo de la corriente eléctrica.

    Se deberán emplear enchufes adecuados para la potencia del motor, y disponer de sistemas de protección para posibles cortocircuitos.

    funcionamiento de una despalilladora

    Mantenimiento de la despalilladora

    El mantenimiento de una despalilladora es mínimo. Básicamente se reduce a la limpieza de las distintas partes que la componen, fundamentalmente los rodillos y bandejas de recepción. También se deben engrasar los engranajes que unen el motor con los rodillos.

    La despalilladora es una maquinaria imprescindible para el tratamiento de la aceituna. La despalilladora, al igual que otras maquinarias agroindustriales, son hechas a medida. Necesitan un proyecto de ingeniería previo, donde se analicen las máquinas que se tienen que colocar en la cadena de producción y que sean las más adecuadas para esa industria en cuestión. La maquinaria tiene que estar ajustada a la cantidad de productos que se manipulen en la planta. La colocación de los silos y tolvas, el tamaño de las despalilladoras, el número y ubicación de cintas transportadoras… todo ello, necesita de un estudio técnico previo para que no tengamos una planta sobredimensionada ni tampoco infradimensionada.

    Es necesario acudir a profesionales especializados en el diseño e instalación de este tipo de maquinaria. En el caso que nos ocupa en este artículo también: el funcionamiento de una despalilladora será mejor si confiamos en expertos en diseño e instalación agroindustrial.

      Otras Noticias