Limpiadora de Almendras: cómo funciona

    Hoy vamos a hablar acerca de cómo funciona una limpiadora de almendras. Actualmente, España es el tercer productor mundial de almendras, después de EE. UU. y Australia, lo que nos da una idea de la importancia de este cultivo en nuestro país. Aunque tradicionalmente el almendro ha sido un cultivo marginal de secano, ubicado en suelos pobres y mantenido con pequeños aportes orgánicos y escaso laboreo, con una productividad baja, actualmente podemos encontrar parcelas de cultivos intensivos o semi-intensivos con una densidad de plantas cinco veces superior al cultivo tradicional y una productividad mucho mayor.

    La modernización, tanto en las labores de cultivo como en el procesado del fruto, ha convertido a esta planta en uno de los cultivos más rentables del campo español. Prueba de ello es el crecimiento que ha experimentado en los últimos años la superficie total del cultivo en el territorio nacional, pasando de 400 000 hectáreas en 2013 a 687 000 en 2019.

    Procesado de la almendra

    Hasta su mecanización y la implantación del proceso industrial de la almendra  , como la actual limpiadora de almendras, la recolección del almendro era la labor con más demanda de mano de obra y, por tanto, la de mayor coste. Hoy en día la viabilidad económica de este cultivo no sería posible sin una recolección y procesado mecanizado.

    Tradicionalmente el derribo de la almendra se realizaba mediante vareo, utilizando palos o cañas con las que se golpeaban las ramas. En árboles pequeños también se utilizaban mazos o rodillos de goma, con los que se golpeaban las ramas gruesas o los troncos. El fruto derribado caía en el suelo sobre mantos o mallas, que eran previamente colocadas debajo de la copa del árbol.

    En la actualidad el derribo mecánico de la almendra se hace mediante el empleo de vibradores de tronco de masas excéntricas, que consiguen una eficacia de derribo muy alta. Estos vibradores pueden ser autopropulsados o acoplados a un tractor, bien en su parte delantera o trasera, y suelen contar con un sistema que despliega un manto en forma de cono (paraguas invertido), donde se recepciona el fruto derribado, siendo almacenado en una tolva situada en la parte inferior. El rendimiento de trabajo de estas máquinas se sitúa sobre los 2 árboles/minuto.

    El descortezado debe de hacerse inmediatamente después del derribo del fruto, normalmente mediante descortezadoras eléctricas o acopladas a la toma de fuerza del tractor. El rendimiento de estas herramientas suele oscilar entre los 200 y los 2000 kg de almendra descortezada por hora. Desde hace algunos años podemos encontrar en el mercado vibradores específicos que, además del paraguas invertido para la recepción, disponen de un mecanismo de descortezado de la almendra.

    Para grandes producciones se está implantando el descascarado de almendra en una instalación fija con una previa limpieza, de palos y hojas en el caso que sea recolección del árbol, y después se pasa al descascarado de almendra. 

    Un proceso importante para el buen funcionamiento de las descapotadora y en general para el transporte del producto es llevado a cabo mediante las llamadas máquinas despalilladoras, que sirven para eliminar las impurezas que acompañan la cosecha recogida, hojas, ramas, palos o piedras. Se trata de un proceso necesario para que el producto llegue completamente limpio a las descapotadoras. Todo esto forma parte de la limpiadora de almendras.

    A continuación, la almendra se almacena en silos secos, desde donde pasa a los silos de mojado, donde se humedece para extraer la cáscara con mayor facilidad mediante las máquinas rompedoras. De aquí el producto pasa a un sistema de calibración y aspiración en el que se separan los frutos correctamente partidos de los que continúan con cáscara, que son devueltos a la máquina rompedora para repetir el proceso.

    Seguidamente, se eliminan los restos de cáscara, así como piedras, palos y otras impurezas, mediante un proceso de cribado. La almendra, se deposita en secaderos, que pueden ser continuos o tanques de secado, en los que se aplica aire caliente al fruto. Una vez seca la almendra, se somete a un nuevo calibrado y selección mediante máquinas que la separan en función de la calidad final del producto.

    Por último, se efectúa una inspección visual en la que se descartan restos y frutos no aptos o en malas condiciones para su comercialización.

    limpiadora-de-almendras

    Sistemas compactos de limpieza de la almendra

    ACF es una empresa agroindustrial especializada en almendra, referente a nivel nacional e internacional en ingeniería agroindustrial y maquinaria agrícola con una amplia gama de servicios, desde fabricación, transformación, comercialización, exportación e importación de todo tipo de servicios y productos agroindustriales, a otros como construcciones y/o montajes e instalaciones de todo tipo. Ofrece distintas soluciones para facilitar el procesado de la almendra, rebajando de manera importante los costes de producción. Entre ellas destaca la instalación móvil en góndola de limpieza, despalillado, deschinado y pelado de almendras, la limpiadora de almendras JC1000.

    La limpiadora de almendras se encarga de la limpieza de hojas y tierra, separando piedras de la parte de almendra, que pasa al despalillado (que retira palos y otras piedras) por una de las salidas. La parte con piedras puede contener almendra, de modo que pasa por una cinta de varillas donde se recupera la almendra que acompaña la piedra, por aspiración. Finalmente, se reúne toda la producción de almendra y es enviada a la zona de pelado.

    El remolque incluido en la máquina dispone de 8 cuerpos de pelado con rodillos asimétricos especiales para todo tipo de almendra, con un rendimiento de unos 9000 a 12000 kg/hora, en función del estado del producto. Estas características permiten a la limpiadora JC1000 recoger la almendra directamente del suelo, aunque venga acompañada de piedras. Se trata de un sistema compacto de limpieza de alto rendimiento, fabricados en acero al carbono, acero inoxidable o con partes rozantes en inoxidable, especiales para aceitunas, frutos secos, graneles y cereales.

    El innovador sistema de limpieza desarrollado por ACF se encarga de deshacer el barro arcilloso, musgo y demás partículas o residuos, con un mínimo mantenimiento, ahorrando costes al usuario. Debido a que la extracción de la tierra se realiza previamente a la separación de las partes del producto, no se produce polvo, haciendo que el proceso sea altamente eficiente. Estos sistemas compactos de limpieza se caracterizan por sus bajos costes de mantenimiento debido a la tecnología que incorpora en la instalación, haciendo que todo el proceso esté controlado telemáticamente.

      Otras Noticias