Tolvas de Almacenamiento: qué tipo elegir

 

La posibilidad de almacenar y clasificar diferentes productos y materiales de una forma mecánica, ha sido la causa de que las tolvas de almacenamiento sean las máquinas perfectas para aquellas actividades donde se mueven volúmenes importantes. Pero para conseguir buenos rendimientos en función de la actividad que se realice, es necesario saber qué tipo elegir de tolvas de almacenamiento.

¿Qué es una tolva de almacenamiento?

Una tolva es una estructura con forma cónica o de pirámide invertida, parecida a un embudo gigante, que sirve para almacenar, canalizar y, en algunos casos, clasificar materiales granulares o pulverizados. Pueden ser fabricadas en diferentes materiales y metales como acero al carbono, acero inoxidable, galvanizado … Suelen instalarse en los diferentes puntos de entradas de materiales para su distribución , como almacenamiento o en la base de los silos, en estructuras parecidas a una torre o dentro del chasis de vehículos para su transporte.

Una tolva de almacenamiento suele tener forma cónica con paredes inclinadas para favorecer el deslizamiento de los materiales que se vuelcan en ella. Tienen numerosas aplicaciones en diferentes campos como en minería, construcción de vías férreas, industria y empresas dedicadas a la manufacturación de productos agrícolas.

¿Para qué sirve una tolva de almacenamiento?

Este tipo de estructuras tienen la finalidad del almacenaje de productos a granel, aislándolos para su mejor conservación, impidiendo que agentes externos puedan contaminarlos. Su forma y diseño permiten una gran facilidad en las acciones de carga y descarga. Cumplen la misma función que los silos antiguos, con la salvedad que gracias a diferentes dispositivos integrados, pueden realizar la clasificación de los productos que contienen.

La posibilidad de almacenamiento y clasificación de productos tanto sólidos como líquidos hace que una tolva de almacenamiento se pueda encontrar en campos tan diversos como bodegas, empresas farmacéuticas, construcción de vías férreas, minas, agricultura y multitud de empresas destinadas a procesos industriales. Además, pueden ser fijas o móviles, pudiendo instalarse en camiones para su transporte y posterior descarga de los productos que contienen

Su diseño está indicado para favorecer una carga y descarga fácil de los productos, y hay tolvas de almacenamiento que, mediante ciertos dispositivos ubicados tanto en su base como en su entrada, pueden establecer una clasificación de productos por tamaños o granulometrías.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento de las tolvas de almacenamiento es extremadamente simple y parecido al modo de funcionamiento de cualquier tipo de depósito. El llenado se produce en su parte superior, y por gravedad los productos o materiales van cayendo al fondo de la estructura. En su base existe una salida, la cual se encuentra cerrada para permitir el almacenamiento y cuando se abre, van cayendo los productos que se van recogiendo según el sistema de carga elegido.

Tanto la carga y descarga se pueden realizar por medios manuales o mecánicos, como las cintas transportadoras. Hay, incluso, modelos denominados de tolvas ecológicas que permiten aprovechar todo el material, impidiendo que el polvo ocasionado en la descarga se pierda, introduciéndolo de nuevo en la tolva para permitir todo el aprovechamiento del material.

Tolvas-de-Almacenamiento-qué-tipo-elegir

La clasificación de los materiales se realiza mediante diferentes dispositivos que pueden añadirse a estas estructuras para permitir su clasificación en cuanto a sus tamaños y formas. Esta característica es la que realmente diferencia la elección de un modelo u otro. Por ello, para saber qué tipo elegir de tolvas de almacenamiento, es necesario saber los diferentes dispositivos existentes y cómo funcionan.

Tolvas de almacenamiento: qué tipo elegir

Hay varios parámetros que sirven para decidir qué tipo elegir de tolvas de almacenamiento.

En primer lugar, el volumen de la estructura. Esta vendrá en función de la cantidad de materiales o productos a utilizar con la tolva. La forma de la tolva es un parámetro que viene derivado de su volumen, lo normal es que tenga un aspecto de embudo, pero pueden realizarse, también, con forma cuadrada y rectangular.

Pero lo que realmente diferencia las tolvas en función del uso al que estén destinadas, son los diferentes dispositivos de controles de carga y descarga que pueden tener instalados. Estos pueden presentar una o más aberturas en los que se pueden anexionar diferentes elementos como válvulas, alimentadores y diferentes equipos que favorecen el flujo de los materiales realizando descargas automáticas como, por ejemplo, una banda transportadora.

Tolvas de Almacenamiento

De acuerdo a todo esto, se puede establecer la siguiente clasificación; tolvas de almacenamiento: qué tipo elegir según sus dispositivos de carga y descarga.

  • Tolvas con dosificador automático: los productos se almacenan en el cuerpo central y se van distribuyendo según su tamaño a través de unos conductos ubicados en la base de la tolva. Estos conductos van girando a través de una plataforma y son de diferentes tamaños para permitir el paso de los productos que caben por ellos, clasificándose de esta forma. Se usa en el caso de productos que son sólidos y homogéneos.
  • Tolvas de tornillo sin fin: en su base se encuentra ubicado un tornillo gigante que va girando sobre su eje central. Los materiales caen por gravedad sobre la superficie del tornillo, procediéndose a su clasificación en función de la velocidad de giro que tenga el tornillo. Suele utilizarse para materiales en polvo.
  • Tolvas con dosificador de pistón: estos tipos están diseñados para líquidos viscosos o de alta densidad. Por ello, necesitan ser empujados mediante un pistón que se va desplazando a través de la tolva para impulsar la descarga. En este tipo de tolvas, la estructura debe ser completamente hermética.
  • Tolvas con dosificador de gravedad: contienen una llave en su dispositivo de descarga con cierre gradual para regular la cantidad de material a descargar. Son perfectas para emplearlas con líquidos de viscosidad normal.
  • Tolvas de cabeza múltiple: en su zona de carga se disponen de celdas extensiométricas capaces de pesar y medir los productos para clasificarlos. Estos modelos son los mejores para clasificar diferentes tipos de materiales sólidos. En el caso de querer clasificar materiales en polvo, puede anexionarse un tornillo sin fin en su base.
  • Tolvas de canales vibratorios: este tipo de estructuras están diseñadas para permitir un vibrado en sus depósitos, de tal manera que vayan cayendo los sólidos en función de la intensidad que se aplique.

Saber qué tipo de tolvas de almacenamiento elegir es fundamental para una buena clasificación de los materiales o productos que una empresa manipule. Una buena elección proporcionará un mayor rendimiento en la actividad, permitiendo una rápida carga y descarga de los productos clasificados por medios mecánicos, con el consiguiente beneficio económico que ello implica.

 

 

Otras Noticias

Industria Alimentaria

Cuándo se echa el abono a los olivos

  Conocer de manera específica y minuciosa todos los procesos necesarios para el buen crecimiento del olivo es importante, sobre todo para saber cuándo se